El Sorgo

Se estima que el origen del sorgo se sitúa en África. Alrededor del siglo I antes de Cristo se conocía ya en Etiopía. Hay informes que demuestran que el sorgo existió en la India ya en el siglo I después de Cristo. LLega a Europa aproximadamente hacia el año 60. Las primeras semillas llegaron a América probablemente en los barcos negreros procedentes de África. En la actualidad es un importante cereal para la alimentación humana, que se toma en puré, en tortas y en forma panifi cable. También es importante como pasto. Hoy es considerado el quinto cultivo de cereales más importante del mundo.

El sorgo fue en su origen un cereal que sólo se utilizaba como grano. En la actualidad se ha convertido en un importante cereal que ha sido adaptado genéticamente a una gran diversidad de ambientes. De esa manera se ha transformado en una planta de gran importancia a nivel mundial. En Estados Unidos han convertido el sorgo en un cereal muy rentable y ya en África se están cultivando variedades híbridas norteamericanas con buenos resultados.

Hojas


Hojas de hasta siete centímetros de ancho y relativamente largas, hasta casi un metro, dispuestas en dos hileras. Se desarrollan entre siete y 24 hojas en cada tallo, dependiendo de la variedad. Son lanceoladas con el nervio principal o central blanquecino y algo amarillento. Las hojas se utilizan como forraje y pueden ser un buen alimento para el ganado.

Flores


En una panoja compacta aparecen espiguillas en dos hileras, como las flores típicas de las gramíneas. Se localizan en el extremo del brote en panículas, inflorescencias en forma de racimo.

Frutos y semillas


Granos relativamente grandes, alrededor de cuatro milímetros de diámetro, esféricos y oblongos. Suelen tener distintas tonalidades que pueden ir desde el blanco al amarillo, castaño o rojo oscuro. Los que presentan un color tirando a marrón suelen tener una sustancia astringente que favorece la buena digestión y ahuyenta a las aves. Aunque su sabor puede ser un tanto extraño y su digestión pesada, el organismo suele acostumbrarse con el tiempo.