Poema de la tarde


Los niños soldado


Iba el soldado a la guerra
redoblando su tambor.
-Tantarantán, tontorontón.

Y detrás de aquel soldado
iba el canto del gorrión.

A nadie, ay, asustaba
el soldado de cartón,
el que tenía de azúcar
la sangre del corazón.

-¿Adónde vas? ¿A la guerra?
-¡A la guerra, sí señor!

Era una guerra de menta,
de risa y melocotón.
En las alas de los vientos,
los niños con una flor.


© Texto: José González Torices
© Ilustraciones: Angelines San José