El papiro


Papiro (Cyperus papyrus): La planta del papiro suele darse en regiones templadas y subtropicales, en zonas especialmente húmedas y pantanosas. Es originario de África tropical y Sudán. Gracias al hombre se extendió a Egipto, Siria, Asia Menor, Sicilia y Calabria. En la actualidad es una planta ornamental también frecuente en zonas tropicales y mediterráneas. Aún hoy en día algunos ríos del corazón de África se hallan invadidos de papiros que en ocasiones bloquean totalmente la navegación. En la antigüedad, toda la orilla del río Nilo, especialmente en el delta, se encontraba cubierta de extensos cañaverales donde crecía salvaje el papiro y desempeñó un papel económico fundamental. Supuso, además, la materia prima para fabricar el papiro, un importante material de escritura.


Características

Planta herbácea de gran belleza. Su color puede variar entre un verde brillante y un color amarillento. Posee un rizoma grueso y poderoso que se extiende en el fango y del que surgen los esbeltos tallos que alcanzan los tres o cuatros metros, pudiendo en ocasiones llegar hasta cerca de cinco metros. Los tallos pueden ser circulares, con cortes transversales, y triangulares. No tiene hojas en prácticamente todo el tallo, un tallo que está cubierto por una corteza no muy rígida, que era eliminada en la confección de los rollos.

Hojas

Hojas perennes, largas y estrechas de un color verde intenso. Salen al final del tallo en forma de penacho. Son hojas basales y enteras en la zona basal de la planta y en espiral en el ápice de los tallos florales. Este típico penacho de hojas inspiró las columnas más características del arte egipcio.

Flores

Por encima del penacho de hojas se dan las flores agrupadas en inflorescencias, reunidas en pequeñas espigas. Con una forma que recuerda a las varillas de un paraguas, de color amarillo cobrizo, castaño o verdosas, aparecen en verano. Pero si resulta atractiva esta planta no es precisamente por la hermosura de su floración sino por lo espectacular de sus hojas.

Cultivo

Se multiplica por rizomas –tallos subterráneos horizontales–, cuyas ramas producen nuevas plantas. Es planta acuática común en algunos lugares de la cuenca mediterránea. Actualmente es utilizada en jardinería por su función ornamental, y se da sobre todo cerca de estanques o zonas húmedas. Si queremos cultivarla, hay que ponerla en un lugar muy bien iluminado, con una mezcla de tierra, turba y arena, y regarla abundantemente. Necesita mucha luz y no tolera el frío.

Utilidades y Aplicaciones

De esta planta se utilizaba prácticamente todo. Su raíz servía como combustible, su médula como alimento y tu tallo como antorcha. Además, con sus tallos se fabricaban trenzados, esteras, cuerdas, vestidos e incluso embarcaciones. Las raíces, que contienen almidón, son comestibles. Se mastican para sacarle el jugo y desechar la fibra. Con la raíz se preparaban medicinas y perfumes, a la vez que, una vez seca, servía como combustible.

El papel obtenido del papiro podía ser escrito por un lado. A veces, como el papiro era muy caro, se utilizaban ambas caras. Si el escrito anterior carecía de interés, era borrado y vuelto a utilizar. Es considerado un antecesor del papel por su color, flexibilidad, facilidad para escribir y por la recepción de la tinta. El papiro era transformado principalmente en Alejandría. Desde aquí era exportado a diferentes puntos del Mediterráneo. Los papiros tienen enorme valor como importante fuente histórica de información.

Cómo se fabrica el papel egipcio

- Se corta el tronco del papiro y se retira la corteza. (1)
- Se corta en laminillas finas. (2)
- Se colocan sobre una tabla a modo de malla. (3)
- Se cubre con un paño de lino y se golpea con una maza (4) o una piedra (5) para que las fibras se fusionen unas con otras. Las hojas se dejarán secar al sol durante unos días.
- Tras el secado, el papiro está listo para ser utilizado. (6)