Tienes un email

Utiliza este formulario para enviarnos tus cartas


tanque

LA PRIMERA COMUNIÓN

Hola, me llamo Miguel, y tengo 12 años. Quería comentaros un par de dudas que tengo. En mi clase, en 1º, 2º, 3º y 4º de Primaria, en Religión éramos prácticamente toda la clase. Y en 5º, después de que hiciéramos la Primera Comunión, de 28 niños que éramos, 16 dejaron de venir a clases de Religión y del resto, solo dos éramos practicantes. ¿Por qué hay de pronto, no solo en mi colegio, sino creo que también en el resto de España, este desinterés por la vida cristiana practicante? ¿Igual por dejadez? ¿Igual por no tener los domingos y días de precepto que ir a misa? ¿Igual porque piensan que ya han hecho la Primera Comunión y ya no hace falta más? ¿Igual porque los padres pasan de llevarlos a misa?
Y mi segunda cuestión es: ¿Por qué la mayoría de los que van a Religión luego no son practicantes y pasan de lo que aprenden en esta asignatura? ¿Igual se apuntan solo por evitarse los deberes? ¿Igual por pasar el rato?

Respuesta

Muchas gracias Miguel por invitarnos a todos los aguiluchos a reflexionar sobre esta cuestión. Uno de los mandamientos de la Iglesia, –como recordaréis todos– es “oir misa entera todos los domingos y fiestas de guardar”.
¿Por qué entonces dejamos de cumplir esta norma?, te preguntas. Las razones que aludes son algunas de las más comunes: dejadez, comodidad, dejarse llevar por una sociedad en la que parece que no necesitamos a Dios...
La Primera Comunión es un sacramento de iniciación a la vida cristiana, junto con el Bautismo y la Confirmación. A través de la participación en la Misa dominical, Jesús nos invita a seguir recordando con Él que Dios nos ama. Para ello nos encomendó conmemorar la Última Cena cada domingo. El día de la Primera Comunión es el primer paso en ese camino de fe, lleno de alegrías, de gozos, de encuentros, de consuelo.

slide 2

ENCUENTRO CON SALOMÓN

Alumnos del colegio Mediterráneo de Córdoba escriben un artículo sobre Salomón, un inmigrante camerunés que tuvo un encuentro con ellos. Su profesora, Mónica, nos los envía:
“Salomón es un hombre que emigró de su país, Camerún, buscando un futuro mejor. Su madre sufrió un terrible atropello. Como no tenía dinero para pagar a los médicos decidió reunir lo poco que tenía y cruzar el norte de África andando. Tardó ocho meses. En esta andadura se perdió en el bosque y no sabe muy bien cómo logró salir de él; solo recuerda que alguien le ayudó. Cuando llegó a España estuvo dos meses en un Centro de Acogida para Inmigrantes. Salomón nos cuenta que al principio él estaba enfadado porque pensaba que todo el mundo le miraba mal, pero un día, un niño pequeño se le acercó y le preguntó si podía tocarle la cara y el pelo. El niño creía que era pintura negra. Nos gustó mucho que Salomón viniera a contar la historia de su vida. Aprendimos cómo los inmigrantes africanos, como él, llegan a España en condiciones extremas. Y todo lo que tienen que pasar para encontrar un futuro mejor. A partir de ahora, nosotros y nuestras familias, intentaremos ayudarles y que se sientan acogidos”


slide 1Miguel Funes (Madrid)
slide 2Alumnos del colegio Mediterráneo (Córdoba)