Tienes un email

Utiliza este formulario para enviarnos tus cartas


tanque

Rescatar a Mayurí

¡Queridos amigos!
Qué alegría me da escribiros. Soy un fiel aguilucho desde 1993 aproximadamente. Siempre me habéis acompañado a lo largo de estos años. Ahora que tengo 37 años, y con motivo del 60 aniversario de la revista, se entremezclan en mi interior una serie de sentimientos que hacen que el corazón salte de alegría.
Me dirijo a vosotros porque quería haceros una sugerencia. Hecho mucho de menos la sección “Nuestro planeta”, aquella en la que Mayurí nos enseñaba cómo se formaban los ciclones, las maravillas de la naturaleza y tantas cosas más.
Por eso quería pediros, si es posible, que hicierais, al igual que habéis hecho con el librito de catequesis misionera Mi casa es el mundo, un libro con las aventuras de Mayurí. Creo que sería una buena iniciativa para pequeños y grandes recuperar ese amor por nuestro planeta, por el medio ambiente, a través de los ojos de Mayurí.
Espero que tengáis en cuenta mi petición. ¡Sería tan bonito!
¡Muchas gracias por vuestra labor y muchas felicidades por el 60 aniversario!
Un abrazo fuerte.

Respuesta

Gracias Andrés por tu felicitaciones y tu sugerencia sobre recuperar la sección “Nuestro Planeta”, protagonizada por Mayurí que nos iba explicando cuestiones relacionadas con la naturaleza. Es una buena idea. La tendremos en cuenta.

slide 2

El monopatín y la sonrisa de Dios

Anunciaron los ángeles que un joven atravesó las nubes en un monopatín y Dios le preguntó:
–¿A qué has venido tan joven?
Le respondió ensayando un ollie fabuloso:
–A jugar.
–¿Y esa mancha de sangre en el skate?
–Gracias a ella, Señor, he saltado tan alto.
Subrayaron los ángeles que Dios le sonrió.

slide 3

De campamento

Hola amigos:
Los Juniors Anawin de la parroquia San Pedro Apóstol de Paterna, (Valencia) estuvieron de campamento el pasado mes de julio. Llenaron un autobús de 60 plazas y además de su mochilas arrastraban grandes ilusiones para poder disfrutar esos días en Sinarcas donde, sin obstáculos urbanos, pudieron tocar la naturaleza, tener más cerca a Dios y poderlo compartir con amigos y monitores.
Las mochilas de Fran, como director de campamento y la Juan Antonio, como consiliario, llevaban poca ropa, pero las vimos llenas de deseos por hacer felices, muy cerca del cielo, a unos jóvenes que buscan respuestas para alcanzar la felicidad.


slide 1Andrés (Correo electrónico)
slide 2Gerardo González Calvo (Madrid)
slide 2Félix Garrido Gil (Correo electrónico)