Teatrillo de Fábula: El mono juez

Envíanos tus creaciones desde este formulario
Más artículos aquí

Moraleja:
Buena es la justicia si no la corrompe la avaricia.

Había una vez dos gatos que cuando tenían hambre robaban comida. Cuando llegaba la hora de repartirla siempre se peleaban. Ninguno quería que el otro hiciera la partición, pues no se fiaban uno del otro. Así que le pidieron al mono que fuera él el que hiciera el reparto.
Este dividió la comida en dos partes y las examinó, pero dijo que no le parecían iguales. Quitó un poco de una y se lo comió. Al observarlas de nuevo pensó que había quitado demasiado y que las porciones seguían siendo distintas. Tomó de nuevo un poco de la ración mayor y se lo comió. Los gatos gritaron:
–¡Devuélvenos nuestra comida! Nosotros sabemos repartirla sin reñir.
Pero el mono dijo:
–Si vosotros estáis satisfechos, yo no. El caso no está terminado. Me habéis pedido que reparta la comida a partes iguales, y aún no lo he logrado. Dejadme probar otra vez.
Así el mono siguió quitando un poco de una parte y otro de otra. Los gatos, viendo que su comida iba desapareciendo, suplicaron al mono:
–No te molestes más. Déjalo así y nosotros lo arreglaremos.
Pero el mono replicó:
–No tengáis prisa, amigos. Debéis respetar a vuestro juez. Cualquiera que sea el resultado. Además, lo que queda de la comida son mis honorarios.
Y diciendo esto acabó de comerse lo que quedaba. Luego dijo a los gatos:
–El caso está acabado. No volváis a pelearos. Podéis marchar.

* Descárgate AQUÍ el recortable de Aguiluchos "El perro y el gato".