Teatrillo de Fábula: La cabra y el burro

Envíanos tus creaciones desde este formulario
Más artículos aquí

Moraleja:
No digas de este agua no beberé, porque nunca se sabe lo que el futuro nos depara.

Allá por tierras etíopes, vivían en un establo un burro y una cabra. Al burro siempre le sacaban a pastar por un precioso camino lleno de hierba fresca y rica, sin embargo, a la cabra la llevaban a pastar por un camino lejano, árido y con hierba seca y escasa. El presuntuoso burro, en lugar de compadecerse de su compañera, se burlaba de ella:
–¿Cómo eres capaz de pastar por esos caminos aislados y secos? Menos mal que yo jamás tendré que hacerlo, porque no soy una insignificante y flojucha chiva.
La cabra, en silencio, escuchaba las maleducadas palabras del burro. Pero un día todo cambió, trajeron al establo un caballo joven y fuerte como un roble. Desde entonces la hierba más fresca y tierna era para él, mientras que el arrogante burro tuvo que acompañar a la cabra a pastar por los áridos y secos senderos.
–Así que tú no comerías jamás la hierba de estos caminos, ¿eh? Pues no sé qué haces aquí comiéndote mi preciado sustento –dijo la cabra irónica mientras contemplaba al desdichado burro.

* Descárgate AQUÍ el recortable de Aguiluchos "La cabra y el burro".