Fábulas del mundo: Los dos sapos

Texto e ilustraciones Fernando Noriega

Envíanos tus creaciones desde este formulario
Más fábulas AQUÍ.

MORALEJA:

Por mucho que se esconda, la verdad siempre sale a la luz aunque nadie la vea.

El sapo azul y el sapo naranja pretendían a una preciosa ranita verde que vivía en una charca. Así, ambos le pidieron al padre la mano de su hija. Este exigió por adelantado la dote correspondiente. Pronto recibió el pago, en forma de un montón de apetitosas larvas y huevos de mosquito.
Pocos días después, corrió el rumor por toda la charca de que la prometida había desaparecido y nadie sabía dónde estaba. El sapo azul no paraba de llorar desconsolado, mientras el sapo naranja se lamentaba por haber perdido el montón de deliciosas larvas que había dado como dote.
Al ver esto el padre, que había extendido el falso rumor de la desaparición de su hija deliberadamente, le dio la mano de la ranita al sapo azul, por tener buen corazón y quererla de verdad, mientras que el sapo naranja se quedó sin novia y sin larvas.

* Descárgate AQUÍ el dibujo «Los dos sapos».