Fábulas del mundo: El gato y los pájaros

Texto e ilustraciones Fernando Noriega

Más fábulas AQUÍ.

MORALEJA:

¡Cuidado! Hay personas que mienten para conseguir su objetivo. Sé precavido ante los posibles falsos elogios y guíate por tu propia opinión sobre ti mismo.

Aquella tarde, el gato se acomodó a la sombra de un árbol, con la intención de dormir una placentera siesta, pero el ruido que hacían los pájaros con sus trinos desde las ramas se lo impedía, y no quería mandarlos callar porque planeaba esperar a que bajaran del árbol para atrapar alguno.
Al cabo de un rato, agotado por la melodía, cada vez más ruidosa, decidió entrar en acción. Miró hacia la copa del árbol y dijo:
—¡Bravo! Qué coro tan maravilloso.
Al instante los pájaros dejaron de cantar. Asustados por la presencia del gato, algunos se subieron a las ramas más altas, otros se escondieron entre el follaje. Sin embargo el gato les siguió hablando con su voz dulce.
—Sois un coro excelente, solo necesitáis un director. Yo sé mucho de eso gracias a mi dueño, que es músico.
El astuto felino los alabó y elogió hasta que los pajaritos, cegados por su hinchado ego, bajaron del árbol. Visto y no visto, el ágil y rápido gato atrapó al más gordo de todos y se lo comió.

Encontrarás un divertido pasatiempos sobre esta fábula en la sección de Juegos de la web ¡Diviértete!