Texto: Sebastián Ruiz-Cabrera

Diversas iniciativas en el continente africano han demostrado que, desde el teatro, con la palabra y la actuación, se puede transformar el mundo a pequeña escala.

En el continente africano, más allá de los medios de comunicación tradicionales como la radio, la televisión, los periódicos o, ahora Internet, existen otras manifestaciones mucho más antiguas que todavía siguen teniendo un papel clave en las sociedades africanas. Que no, que no os vengo a contar un rollo. Os invito a conocer cómo el teatro sigue teniendo un papel clave. Este mes viajamos entre bambalinas a Kenia, Ruanda, Uganda y Chad.

Las marionetas de Kiki Love, en Uganda, (en la foto) tuvieron su propio programa de televisión.

Las marionetas de Kiki Love (Uganda)
¡Dejad que los títeres digan lo que la gente no quiere decir! Con esta sencilla intención se utilizó hace unos años en Uganda el recurso de las marionetas para hablar de temas que eran tabú y que, ni en las familias ni en las escuelas se explicaban. Así que, qué mejor que utilizar un lenguaje cercano, una buena música que nos haga mover el esqueleto y un buen tema de conversación. Se creó un programa con estos muñecos de tela y espuma que duró dos temporadas y se transmitía por la televisión nacional todos los domingos. Fue increíble porque tuvo ¡miles de seguidores! que no se perdían lo que explicaban y comentaban sus personajes favoritos.

El teatro de la paz y la paz del teatro (Ruanda)
La recreación de una obra de teatro ofrece a los participantes la oportunidad de hacer preguntas y responder a la violencia de una manera que de otro modo costaría mucho. Es lo que se experimentó en Ruanda durante 1994. Hubo muchísimas muertes y mucho dolor. Una de las soluciones propuestas desde la sociedad fue la de interpretar personajes ficticios mediante los cuales poder expresarse. Los grupos Abiyunze United o Umuhanzi w’u Rwanda son un ejemplo internacional de reconciliación y paz a través del teatro.

Del teatro al cine: Ni Si-Si (Kenia)
En Kenia el teatro se utilizó como herramienta para alcanzar la paz después de 2008. Siempre hay algo que motiva los casos de éxito y en este caso fue una ola de violencia en todo el país que asoló a esta nación de África del este. Pero más allá de la tristeza que inundó a muchas comunidades rurales, un grupo de teatro decidió organizar una obra que hablara de la paz, de la importancia de la fraternidad y del amor bajo el título de Ni Si-Si, que en suajili significa «somos nosotros». Y hay más. Después del éxito de la representación teatral se hizo una película con el mismo título que circuló por diferentes festivales del mundo mostrando la importancia de la creatividad africana a la hora de enfrentarse a problemas de calado, como el que vivió Kenia.

Lecturas de cuentos en la calle (Chad)
En Chad, el actor Bonaventure Madjitoubangar, fundador de la compañía Théatre Élan, lleva varios años concienciando a la población de la importancia de las artes escénicas. Uno de sus proyectos consiste en organizar lecturas de cuentos que hablan del amor, del medio ambiente, del fenómeno migratorio o de las relaciones humanas a niños y niñas de barrios empobrecidos. Según explicaba recientemente en una entrevista su objetivo es reunir al vecindario y crear conciencia. ¿No os parece bonito? Reunirse alrededor de la palabra.
Queridos Aguiluchos, os dejamos hasta el próximo número, donde trataremos la pintura como otra de las expresiones artísticas imprescindibles en el continente africano. Que tengáis un buen mes de abril.