El enfado del viento

Texto e ilustraciones: Jan Muza

Al principio de los tiempos no existía un ser más humilde y servicial que el viento: todo lo hacía bien y siempre estaba dispuesto a trabajar por los demás y cumplir sus deseos. Nunca se quejaba ni exigía nada a cambio por su trabajo. Siempre se comportaba de forma apacible, siendo tierno, dulce, alegre y atento con todos. Con su brisa suave, peinaba los bosques y acariciaba las flores dispersando su fragancia. Por la noche sacaba brillo a las estrellas y al amanecer empujaba a las nubes para que descargasen la lluvia allí donde fuera necesaria. También mantenía en el aire las bandadas de pájaros y alisaba el mar para que el cielo pudiera admirarse en él. Como podía llegar a todas partes, ejercía además el trabajo de mensajero de forma ejemplar porque nunca revelaba los secretos y su lema era mantener la paz y la armonía entre todos y en todo lugar.

Sin embargo, un cierto día, mientras disipaba la niebla, el viento pudo escuchar un rumor de quejas que le dejó perplejo. Todos criticaban su dedicación y su trabajo: al mar no le gustaba estar en calma; al cielo no le gustaba su aspecto reflejado en el mar; al bosque le gustaría soltar y sacudir su verde melena; a las nubes les molestaba ser dirigidas por el viento; las estrellas preferían quedarse en la penumbra de vez en cuando y, además, tanto brillo las recalentaba; los pájaros también protestaban porque al permanecer tanto tiempo en el aire, se sentían mareados. Además todos compartían una queja común: como el viento no revelaba secretos, no tenían tema para el chismorreo entre ellos y la vida les resultaba plana y aburrida…

Al escuchar tanta queja, el viento se enfadó, se llenó de furia y explotó. Comenzó a soplar con ráfagas devastadoras que agitaban el mar; provocó choques entre las nubes que producían rayos y truenos; sacudió los bosques de tal forma, que arrancaba los árboles y rompía sus ramas; levantó tanto polvo que al mezclarse con la lluvia, hizo que todo se llenara de barro; los pájaros eran incapaces de levantar el vuelo y las estrellas, asustadas, empezaron a temblar y a chocar unas con otras… Y así fue como la armonía y tranquilidad que reinaba al principio se convirtió en un caos fuera de control.

Cuando por fin el viento se quedó sin fuerzas y apaciguó su ira, se dirigió a los demás elementos y les dijo: «Como veis, las críticas injustificadas y negativas, pueden tener efectos devastadores. Id y aprended del consejo de los sabios: «Quien siembra vientos, recoge tempestades»».

Todos se quedaron mudos de espanto y sin respuesta. Nadie se atrevió a pedir perdón al viento y… por eso, hoy, aún se enfada de vez en cuando provocando tormentas y alterando el orden establecido. 

Es así como pretende recordarnos que si solo expresamos opiniones hirientes contra los demás, tendremos que lidiar con sus nefastas consecuencias. 

También puede interesarte

¡A por ello!

Septiembre es el mes del reencuentro con las clases, con la escuela y los amigos. Desde el inicio estamos invitados a prepararnos bien para afrontar los estudios. ¡A por ello!

Bodas múltiples

Durante mi estancia en Kinshasa tuve ocasión de celebrar el sacramento del matrimonio de numerosas parejas.

La opción del sol

Lss empresas de energía solar nigerianas son más importantes que nunca para el gran productor de petróleo del continente. Es una fuente alternativa de energía que puede llegar a ser una opción de futuro más sotenible.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad