El regalo de bodas

Texto e ilustraciones: Jan Musa

Una gran noticia se extendió por la anchurosa sabana: el joven luciérnaga Gusano-Sano se iba a casar.

El conocimiento de tal evento revolucionó a los habitantes que vivían en el lugar, ya que todos estaban en deuda con la luciérnaga y su boda supondría la ocasión de devolverle los muchos favores que de él habían recibido.

Gusano-Sano no era fuerte ni inteligente, ni tampoco bonito o importante. Simplemente era bueno. Durante su corta e intensa vida había hecho alguna acción buena a cada uno de sus vecinos.

En las noches oscuras y sin luna solía hacer compañía a los que tenían miedo a la oscuridad. Con su luz daba calor a los que temblaban de frío a causa de la fiebre. Era amable con todos y siempre ofrecía sus servicios totalmente gratis.

La noche antes de su boda, el secretario del león, el mono Babúm-Bum, convocó a una reunión a todos aquellos que habían sido favorecidos por Gusano-Sano. Se trataba de buscar entre todos un regalo apropiado para el novio, pero como las luciérnagas no tienen casa, ni les preocupan demasiado las posesiones o el buen comer, la tarea de elegir un presente resultó arduamente difícil.

Todos los asistentes a la reunión querían ofrecer sus mejores tesoros. Así, el león estaba dispuesto a entregar la muela del juicio que había pertenecido a su abuelo y que con tanto cariño guardaba. La abeja negra Bus-Bus quería darles su panal de dulce miel. La araña estaba dispuesta a atrapar en su tela alguna presa que hiciera las delicias de Gusano-Sano… Pero todas estas proposiciones fueron rechazadas una después de otra. El joven luciérnaga era una simple y pequeña criatura cuya naturaleza le impulsaba a moverse continuamente de un lugar a otro y, por lo tanto, no podría desplazarse cargado de posesiones.

Sus amigos no sabían qué resolución tomar pero, de repente, se armó una cierta conmoción en la asamblea: la futura esposa de Gusano-Sano solicitaba la palabra. El secretario Babúm-Bum se la concedió, e inmediatamente esta dijo: 

«Aquel que hace el bien, no exige beneficios. Cuando los regalos comienzan, la amistad se termina para dar paso a la dependencia. Todo lo que Gusano-Sano y yo necesitamos es, no algo material, sino vuestra agradable y alegre presencia».

Al día siguiente, las luciérnagas se casaron y después de la solemne ceremonia que las unió en matrimonio, algo extraordinario sucedió: el elefante comenzó a cantar, a pesar de ser un pésimo cantante; el hipopótamo empezó a bailar, aunque desconocía por completo la técnica del baile; la siempre seria doña avestruz escuchaba con paciencia e interés los malos chistes de la aburrida hiena. Es decir, aquel día todos estaban felices. Todos se reían y celebraban el acontecimiento sin prejuicios ni malas intenciones.

La nueva pareja brillaba con más luz que nunca y mientras danzaban, entre pirueta y pirueta, la feliz esposa de Gusano-Sano le susurró al oído:  

«¡Qué fácil es vivir en armonía cuando el amor es lo que prevalece!». 

También puede interesarte

Enciende la llama

Cada noviembre, Manos Unidas nos propone encender una llama para seguir alumbrando compromiso y esperanza en la lucha contra la pobreza, labor que realiza Manos Unidas desde hace 63 años.  En esta 11 edición han recibido 2.200 fotos de 39 países

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad